Publicado el Deja un comentario

Sororidad

Si tocan a una, nos tocan a todas

Clamor feminista

Nos enseñaron a ser rivales, a intentar ser la más guapa (a costa de lo que fuera), la más buena, la mejor madre, la mejor hija, la mejor esposa, y a criticar y apartar a las mujeres que no cumplían son ese patrón impuesto.

Hoy surge en la calle un nuevo sentimiento entre las mujeres, la sororidad. Puede que quizá, aún no sepas lo que esta palabra significa, te lo explicamos todo en este post.

¿De dónde ha surgido la palabra sororidad?

Sororidad es una palabra nueva en castellano, un neologismo. Se incorpora a nuestro diccionario en 2018. Es una palabra tomada del inglés «Sorority». La palabra original, procede del latín, donde soror significa hermana, y sororitās hermandad entre mujeres. El término fue acuñado por primera vez en 1900.

Ya en 1921 Miguel de Unamuno hablaba del término:

[..] ¿Fraternal? No: habría que inventar otra palabra que no hay en castellano. Fraternal y fraternidad vienen de frater, hermano, y Antígona era soror, hermana. Y convendría acaso hablar de sororidad y de sororal, de hermandad femenina.

Miguel de Unamuno: La Tía Tula, página10


En los años 70, Kate Millet utilizó la palabra inglesa “sisterhood”, que también viene a significar hermandad entre mujeres.

En España, empezamos a escuchar el término en 2016, tras las manifestaciones del 8 de marzo, pero aún hoy, es posible que haya muchas personas que no conozcan su significado.

¿Qué es la sororidad?

La sororidad, según la Real Academia Española de la Lengua es la relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente, en la lucha por su empoderamiento.

Este sentimiento de hermanamiento entre mujeres, ha existido históricamente entre los hombres, donde hablamos de «fraternidad», frater- hermano, pero no se ha dado con tanta intensidad, o no tan abiertamente entre mujeres, entre las cuales ha primado, desafortunadamente, la rivalidad.

¿Cómo nos ayuda la sororidad?

El hermanamiento, la ayuda mutua entre mujeres, es una de las grandes claves del feminismo.

Cuidar, respetar, prestar ayuda a nuestras compañeras es un arma muy potente para luchar contra la desigualdad. Estar unidas nos da fuerza, no podemos olvidar que somos más de la mitad de la población.

Unidas podemos tener mucha más fuerza que de forma individual

Cómo ser sorora

Ser sorora significa tener esa actitud de hermandad con el resto de mujeres, comprender su situación, como la nuestra propia, apoyar, prestar ayuda, no ver al resto mujeres como rivales, sino como aliadas.

Somos sororas con las mujeres cercanas

De nada sirve la sororidad si no empezamos a ejercerla con las mujeres que tenemos a nuestro alrededor: la chica que limpia la oficina, la compañera de trabajo, la actual novia de nuestra ex pareja, nuestra cuñada….

Las mujeres no nos insultamos

«Mira cómo va vestida esa», «es una guarra», «menuda arpía qué tengo por jefa»……. Los insultos hacia las mujeres por su forma de vestir, comportarse o vivir su libertad, han sido una constante, y en muchos casos proferidos por otras mujeres. Aprendamos a respetarnos, valorar nuestros éxitos, velar por nuestra libertad y defender al resto de mujeres cuando son atacadas.

Hacemos visible el éxito de las mujeres

Mujeres exitosas las hay, y muchas, pero el éxito femenino siempre ha estado oculto, relegado…. y no es de extrañar, ya que las que han despuntado, no siempre han salido bien paradas.

Fomentemos y hagamos visible el éxito de las mujeres, alegrémonos cuando una mujer triunfa, porque es un triunfo de todas, de nosotras y de las mujeres del futuro.

Las mujeres nos creemos

Cuando una mujer dice que ha sufrido una determinada situación, la creemos, y la apoyamos. Por supuesto, las mujeres podemos mentir, pero no es posible que por sistema, se tienda a pensar que las mujeres se inventan las cosas, especialmente las que tienen que ver con abusos o agresiones.

Es fundamental que las mujeres que pasan por estas terribles situaciones se sientan respaldadas, y nosotras, sus sororas, tenemos que ser su primer respaldo.

Las mujeres nos defendemos

Cuando una mujer pasa por un momento complicado, por un peligro, por una mala situación, el resto de mujeres tenemos que estar allí para apoyarla. Incondicionalmente.

Sentirnos parte de un grupo, fomenta nuestro empoderamiento, nos hace sentir poderosas, y por lo tanto, menos vulnerables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *